Andorra con niños

IMG_3703

Este verano tengo el blog descuidado, entre que se han desvinculado las recetas de pan tras la formación del blog El Panadero Casero, que Hugo camina y necesita más atenciones y Bruno … bueno, Bruno es como es, pues no tengo tiempo ni para respirar. Pero como la intención es seguir con ello, colgando fotos y compartiendo nuestras aventuras, allá vamos.

Las vacaciones de Eloy han comenzado con mal pie y nunca mejor dicho, Bruno se hizo un esguince en el tobillo de la forma más tonta del mundo, justo cuando estábamos a punto de coger el barco para irnos a Italia. ¡Maldita suerte!, esta experiencia me suena, mmm… ¿no le pasó algo parecido a Hugo antes de Lanzarote? Pues sí, caprichos del destino. Esta vez aplazamos el viaje unas semanitas y mientras tanto, para no quedarnos en casa, nos vamos una semanica a Andorra a respirar aire puro.

Y… ¿qué se puede hacer con niños/bebés en Andorra? Pues nosotros hicimos:

Andorra está llena de parques, parques y más parques, todos ellos equipadísimos, con suelos de arena limpia o de goma, con divertidos columpios divididos por zonas según edades, vamos que, creo que tenemos ganas de ir sólo por los columpios. En cada pueblo encontramos una zona super equipada, las que frecuentamos son: Ordino, La Massana y cómo no, el Parc Central, justo debajo de Caldea que nos cae cerquita de casa 😉

Montaña. Cada mañana de paseo por las montañas, a pesar de que Bruno y Hugo son todavía muy pequeños para darles una paliza caminando, hay alguna rutilla asequible en la que, sin pegarse la gran paliza, caminan un rato y se lo pasan pipa con los ríos, charcos,   rocas para escalar, … A Hugo todavía lo llevamos en la mochila, aunque un poco en contra de su voluntad, en cuanto lo descargamos, empieza a correr y revolcarse por los prados, este va “pa” deportista. Estos son algunos ejemplos de excursiones:

  • Ruta del Ferro
  • El pie del Casamanya. Ese día allí nos quedamos, ni rutas ni paseitos, a hacer el cabra en el prado. Hay muy buena vista y los renacuajos se lo pasan pipa revolcándose  en la hierba. Bien para cuando no se tiene ningún objetivo, simplemente estar en un lugar bonito y tranquilo.
  • Paseito por Ordino. Si viviera en Andorra, me encantaría hacerlo en aquí. Tiene un paseo por bosquecillo frondoso que llega hasta el inicio de la Vía Ferrata de Segudet, muy facilón y que transcurre al lado de un riachuelo en el que se encuentran fresas silvestres.
  • Excursión por las pistas de Pal.
  • El Riu Madriu. Paseito facilón con bosque que acompaña al río.
  • Un recorrido recomendable que esta vez no hicimos son los lagos de Tristaina
  • Coger un teleférico. Esta vez cogimos el que va de Canillo a Grandvalira Family Park. Los pequeños disfrutan subiendo. No somos amigos de este tipo de parques de aventura, tampoco los frecuentamos, pero este en concreto tiene una ruta animada, un caminito que pueden hacer los más pequeños en el que se encuentran con animales, como osos, huellas, pájaros que cantan y tiene hasta sonido, eso si van los altavoces ¡claro!. Un paseo gracioso.

Dentro de poco volveremos para ver nieve.

IMG_3607

 

Anuncios

Andorra 3.12.11

El trayecto en coche

Apenas tres semanas después de nuestra aventura en Lanzarote y sin haber recuperado fuerzas, nos lanzamos de nuevo al precipicio con una pequeña escapada a Andorra que, tan solo va a suponer tres horas de trayecto en coche (en tono irónico). Pienso que Eloy y yo nos emocionamos y pretendemos ir más allá de lo que se puede con dos pequeñeques como los nuestros, pero el ser humano es así de tonto, nos pueden las ganas de cambio… Y dicho esto, esperamos que el balance entre dificultades y satisfacciones del viaje sea positivo.
Decidimos partir el sábado 3 de diciembre a mediodía, aprovechando la siesta de Bruno y Hugo y acertamos de pleno, se duermen nada más salir de casa hasta casi Oliana, esto empieza muy bien.
Tras tres horas de coche aparcamos cerca del parque y acabamos de cargar el poco espacio que queda con provisiones de comida, una cosa menos en que pensar.

Una vez en el pisito, friega que fregarás, montaje del chiringuito, cena, peleas con Bruno para evitar que lo desmonte todo y a dormir, que ya son casi las diez, es tarde, zzzz….

Descansamos de coche, parque y paseitos

Día difícil. Amanecemos muy temprano, desayunamos y bien abrigaditos a la calle, Bruno está genial con su gorro de pelo y guantes. Paseito por la calle principal y parque.
La mañana había ido como la seda, pero la hora de comer y después Bruno estaba muy alterado, buscando que hacer para llamar la atención, todo no, rompo esto, tiro aquello, situación insostenible que acaba en lloros, malditos dos años! Paseito y parque por la tarde y a casita. Mañana haremos algo más divertido…

 

 

En busca de nieve

A las 7 de la mañana, como de costumbre, todos en pie, hoy nos lo tomaremos con calma, queremos ir a la montaña y ni siquiera ha salido el sol, así que desayuno pausado y a jugar con los peques.
Salimos en busca de nieve dirección a Pal, el paisaje continua de otoño, apenas está blanco, hay unas nubes que amenazan, el arco iris asoma, es un día bonito. Trayecto en coche relajado, Bruno tiene una misión muy importante, se trata de subir a la montaña a encontrar nieve, hacer una gran bola y lanzarsela a Eloy, shhhhh! Está emocionado. A pesar del buen tiempo le encasquetamos gorro y guantes, está guapísimo.

 

Logramos encontrar un poquito de nieve en pistas, que estaban evidentemente cerradas, damos un buen paseo por el bosque y nos reimos un rato. Hugo dormidito en su mochila con mami.

Para comer lentejitas con calabaza y surtido de foies y por la tarde a la city.

Hasta mañana.

 

 

 

Nos visitan

Hemos pasado un día muy bien acompañados, la Juno ha venido a jugar con Bruno al parque, han disfrutado. Comemos en una pizzería y nos agobiamos en Pireenés hasta que, al fin, se duermen, lástima que ya se tengan que marchar…

Más parque con mucho frío hasta la hora de la cena y a dormir, que mañana es mi cumpleaños!

 

Mi cumpleaños

Hoy es mi cumpleaños, a la misma hora que nací me despierto recordando un extraño sueño sobre partos, muy extraño. No tenemos nada pensado para hoy, así que decidimos coger el coche y dar un paseillo por Ordino y el bosque de la vía ferrata de Segudet, en busca de un lugar donde Bruno pueda campar a sus anchas sin límites. Hace bastante más frío que en Escaldes, así que todos bien abrigados y a correr.

 

Volvemos a comer a casa, entrecot andorrano y de postre, mmmm! pannetone con 33 velitas para soplar…

Tarde de paseo por el centro y ya pensamos en ir recogiendo todo para mañana, que pereza. Cena y a descansar.

Bruno se lo está pasando bien, pero es imposible ir a comprar algo con él, se escapa y entra en todas las tiendas, tira todo lo que encuentra al suelo, juega al escondite, corre hasta que lo alcanzas, es muy divertido pero agotador, mejor estamos en el parque o cuando no hay finalidad alguna en el paseo. Y insisto, es normal, sólo quiere jugar, quien pudiera ver la vida desde sus ojos… Y Hugo es tan chiquitín que va a remolque, duerme cuando quiere con mami o papi, eso sí, en su mochila bien arropadito y come a demanda, tiene su tetita a punto en cuanto la necesita, así que, es un gustazo llevarlo. A veces sufro porque no le proporciono la tranquilidad que tiene en casa, aunque sea una tranquilidad entre comillas, porque con Bruno al lado… Me encanta verlos interaccionar y es ahora cuando empiezan. Bruno siempre cuenta con Hugo, incluso cuando no lo ve pregunta por él y Hugo, no le quita la vista, no pierde detalle de todo lo que su hermano hace, ¿estará aprendiendo?. Me encanta despertarme por la mañana con uno a cada lado.

De vuelta a casa

No nos queda más que recoger el equipaje, limpiar el chiringuito y ultimar alguna compra para despedirnos de Andorra. Bruno le dice adiós a la casita, a los columpios muy chulos en los que ha jugado mucho rato y a las montañas. Tras un pequeño tentempié, con los dos preparados, ponemos rumbo a casa. He de reconocer que no creo que podamos tener la misma suerte con el viaje que a la ida, que alguno de los dos nos la liará, pero, para corroborar mi poca fe, me vuelvo a equivocar. Ha sido un trayecto tranquilo en el que Hugo ha dormido hasta casi Montblanc y Bruno sólo hasta Guissona, pero aún despierto ha estado relajado. Solo en 10 minutos más se nos hubiera complicado mucho la cosa.
Y ya en casita Eloy porteador, mami lavadoras y duchas, cenas, … Ufff! Estamos agotados.

Queda pendiente otra escapada a la montaña para ver nieve.