Jump!

Jump

Anuncios

Corregido y aumentado

Hace unos días publicamos una entrada titulada “Hace rato que no le oigo”, sobre aquellos momentos en los que parece que no haya niños en casa. Cuando están desaparecidos y en silencio, seguramente estarán muy concentrados en algún que otro hallazgo, en algun descubrimiento que seguro nos sorprenderá.

Bien, pues esta vez ha sido el turno de Hugo, llevaba un rato gateando a sus anchas por el comedor de casa cuando hemos ido todos corriendo a verle y, no por el chichón que era de esperar, no, hemos ido por las carcajadas que se pegaba, ¡estaba muerto de risa!, ¡él solito!, ¡ja, ja, ja! Y este ha sido el motivo de tanta diversión:

HugoPlanta

Y asi es Hugo, con apenas ocho meses y medio… ¡angelico!

Evidentemente, Bruno ha disfrutado mucho con la hazaña de su hermano, justo ahora que empezaba a comprender que a las plantas hay que cuidarlas con cariño, ufff!

Hace rato que no lo oigo…

– ¿Sabes donde esta Bruno? hace rato que no lo oigo…
– Pues no, debe estar jugando en el comedor
– Y… ¿esos golpes que se oyen? ¿qué estará haciendo?

Trastada1

– Bruno, ¿qué haces con el martillo?
– arreglando la puerta
– pero… ¿no crees que la estás rompiendo?
– no te preocupes papá, ahora la arreglo, la pegaré con pegamento 😉

Y es entonces cuando nos preguntamos qué hacer en estos casos… Pues mejor, no hacer nada, reirnos y dejarle disfrutar de su momento creativo…

… y en cuanto se despiste ¡esconder el martillo!

 

 

 

El detector de juguetes aptos para bebés

Navegando por internet hace bastante tiempo encontré un post en el que una ingeniosa mamá explicaba cómo con un rollo de papel de water hizo un detector de juguetes para bebés. Yo por entonces sólo tenía a Bruno, pero la idea me pareció tan graciosa que se me quedo grabada, así que, ahora que tengo un bebé con hermanito mayor ya puedo aplicarla. La cosa es bien simple, sólo ha hecho falta convertirlo en un juego para que a Bruno le atraiga. Le di un rollo de papel de water con una gran ceremonia contándole que es un detector de juguetes de bebés y sirve para diferenciar los juguetes que se le puede dejar a Hugo de los que no. Funciona de la siguiente manera, los juguetes que caben en el tubo de cartón no se los podemos dejar, ya que son demasiado pequeños y se los podría tragar, mientras que, aquellos que no caben sí se los dejamos. Una tontería ¿verdad? Pues funciona.

Muchas veces se entretiene mas con estas simples cosas que con cualquier otro juguete psicodélico, además que, introducir a Hugo en sus juegos le gusta, cada vez lo tiene más en cuenta y eso es positivo.