Yoga

Acabo de cambiarme de academia de yoga con mucha penica, más que por el centro donde había aprendido todo lo que se, por la profesora que me lo enseñó, Francesca. Una persona paciente y serena, que con sólo su mirada transmite paz. Echaré de menos sus clases, las charlas y los mini momentos de meditación. Por diversos motivos empiezo una nueva etapa de yoga, esta vez según el método iyengar, seguro seguiré aprendiendo.

Dejo este divertido vídeo de un anuncio de pañales:

El maestro “yogui” es clavadito a Hugo, cualquier día paso de las clases y me quedo en casa aprendiendo de él, jejeje!

Anuncios